Mi compañero de piso

Durante los últimos años he tenido varios compañeros de piso. Algunos amigos, otros no. Solo uno se ha mantenido ahí desde el primer día, y es el único que ahora mismo sigue viviendo conmigo.

Hablo de Karateka. El mismo que ahora está tumbado sobre mi codo haciendo que el borde de la mesa me corte la circulación del brazo.

Nació hace casi 5 años en el armario de mi padre, encima de su ropa de trabajo, junto a un hermano y dos hermanas. Después de eso se pasaron algún tiempo en una caja de Ikea hasta que fueron capaces de salir por su cuenta. Karateka era el más grandote de la camada, y el más torpe de los cuatro. Fue el último en salir de la caja (necesitó un poco de ayuda la primera vez) y su primer encuentro con el agua implicó meter la cara entera en un cuenco.

 

Creció y se convirtió en un gato grandote y cariñoso (con las personas). Un poco camorrista cuando salía a la calle (en aquel momento vivía en el campo). Se pasaba la vida buscando pelea, y de una de ellas volvió con el cuello destrozado. Se le ha quedado desde entonces una cicatriz y una calva que ya nunca se le volverá a cubrir.

Desde que vivo en Canarias, y en un piso, ya no busca pelea ni se va de exploración. Se ha acomodado un poco y solo investiga los mejores sitios para dormir en la casa. También se nos ha modernizado y ha sustituido los ratones por los videojuegos. Aunque no es muy bueno. No me plantearía llevarlo de compañero a un campeonato.

Entre sus últimos hitos estuvo el de hacerse sacerdote (de la Iglesia del Nota). Ahora si estás en Estados Unidos y quieres que Karateka oficie algún acto es posible hacerlo. En caso de que Karateka estuviese en Estados Unidos, claro.

Desde que está aquí suele vestir un calcetín cubriendo la cicatriz en el cuello que le ha servido para que lo comparen con Steve Jobs en multitud de ocasiones. No parece  que se lo haya tomado nunca como un insulto, pero tampoco como un halago.

 

Lleva casi 5 años conmigo, en tres casa diferentes, y espero que sean aún muchos más en muchas casas más. Quien sabe si no en muchos países más.

11270501_10206912346314964_8296128536396366167_o

Durmiendo enroscado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s