Carta Estelar – 3 – Levando Anclas (Completo)

Carta Estelar – Índice

3 – Levando Anclas (PDF)

carta_estelar_mini3.1 – Nereida

Hacía un buen rato que había perdido la noción del tiempo. Cuando la Tierra empezó a desaparecer del ventanal de la habitación reparó al fin en que estaba despierta. Nereida se encontraba tumbada de lado en la cama con solo una fina sabana cubriéndola hasta la cintura. Notaba en la nuca la fuerte respiración de Ángelo, y el brazo izquierdo de este rodeándola, con la mano descansando sobre su pecho. Los últimos efectos del narcótico desaparecían por momentos dejando tras de sí una ligera amnesia y una fuerte jaqueca. Como cada vez que se había visto en esa misma situación había tratado de recordar lo que había pasado, pero como cada vez al ver las marcas en sus muñecas y sentir dolor en casi cada musculo de su cuerpo se alegraba de no haber podido hacerlo.

En esos momentos trataba de no llorar, pero nunca era fácil. Detestaba en lo que se había convertido con cada decisión errónea que había tomado. Todo lo que había hecho en la vida la había conducido a no tener nada, ni siquiera una sola persona a quien en realidad le importase. A ni siquiera tener valor para acabar con todo de una vez.

Sigue leyendo

Carta Estelar – 3 – Levando Anclas – Código 14

Carta Estelar – Índice

3.5 – Código 14

carta_estelar_miniUn sonido en su cabeza la despertó de pronto haciendo que se incorporase. Se encontraba en un quirófano sobre una camilla, la luz era muy intensa. A su lado había un carrito de instrumental médico; cogió un bisturí y se puso en pie.

No sabía dónde se encontraba, aunque aquella sala médica le resultaba familiar. Miró hacia la puerta. Al otro lado del cristal había un gran pasillo de paredes metálicas y una docena de soldados haciendo guardia formando dos filas de seis hombres. Sobre el cristal estaba impreso el número catorce. En un rápido vistazo localizó sus armas y condecoraciones; se trataba de expertos pero apenas armados. Solo portaban pistolas reglamentarias. Estaba claro que no esperaban visita.

Antes de que pudiesen percatarse de su presencia abrió la puerta y comenzó a avanzar hacia ellos mientras, en medio de una fuerte confusión, desenfundaban sus armas. 

En medio del sonido de disparos el cuchillo salió disparado de su mano. Mientras las balas se aplastaban contra las paredes y uno de los cuerpos caía inerte, ella rodaba ganando metros hasta colocarse a su lado. Le arrancó el cuchillo del cuello, le quitó el arma y sin vacilación se impulsó apoyando los pies en la pared hasta el otro lado del pasillo donde otro de los guardias esperaba.

Sigue leyendo

Carta Estelar – 3 – Levando Anclas – Alice

Carta Estelar – Índice

3.4 – Alice

carta_estelar_miniTras ella, Walther y Maya discutían mientras señalaban y seleccionaban sectores en una carta estelar tridimensional proyectada a su alrededor, y los gemelos comprobaban el armamento mientras hablaban el uno con el otro. Pero en ese momento Alice apenas reconocía alguna palabra de las conversaciones que llegaban a sus oídos. Se encontraba de espaldas a todos ellos, con los ojos abiertos como latos, contemplando una y otra vez el video de seguridad. Asombrada ante lo que estaba viendo trataba de apreciar todos los detalles, frenaba la imagen, se movía a través de la representación tridimensional hecha por las diferentes cámaras, se acercaba para comprobar que lo que su mente le decía que veía había ocurrido en realidad. En la imagen proyectada, que ocupaba casi una pared, se veía como una jovencita delgada de mediana estatura, despachaba sin problemas a una patrulla entera con sus propias manos sin sufrir ni un rasguño. Pasaba entre ellos con la agilidad de un felino moviéndose entre jarrones sin preocuparse del fuego de las armas. Allí había demasiada información para asimilarla en tan poco tiempo. Nunca había visto algo así.

Sigue leyendo

Dos Supertierras alrededor de una Enana roja.

GJ 3998: Una estrella M temprana acompañada de un sistema de Supertierras

hires-2Hace un par de días quedaba disponible mi artículo de actividad estelar, y hoy se puede leer uno en el que colaboro donde reportamos el descubrimiento de dos Supertierras orbitando alrededor de una Enana roja.

GJ 3998 es una estrella de aproximadamente la mitad de masa que el Sol y una rotación que tarda alrededor de 30 días (frente a los 25 del Sol). En ella hemos encontrado su sistema de dos planetas rocosos muy cercanos a la estrella, con años de 2.7 y 13.8 días y masas de 2.5 y 6.3 masas terrestres respectivamente. Demasiado cercanos a la estrella para ser habitables.

El artículo ha sido escrito por Laura Affer (Observatorio de Palermo) y es el primer descubrimiento de un programa de búsqueda de planetas extrasolares en Eananas rojas por medio de medidas de velocidad radial usando el espectrógrafo de alta precisión HARPS-N, en el Telescopio Nazionale Galileo del Observatorio del Roque de los Muchachos, que lleva en marcha desde 2012, y que ahora empieza a dar sus frutos. A lo largo de los próximos meses iremos publicando más resultados 🙂

Carta Estelar – 3 – Levando Anclas – Meira

Carta Estelar – Índice

3.3 – Meira

carta_estelar_miniTodavía no entiendo por qué tenemos que ir nosotros – se quejaba con con insistencia Régis – ¡Se supone que el pirata es él!

No tendremos que hacer nada – trataba de calmarlo Meira – se trata solo de una cuestión de confianza.

¿Confianza? ¿Y qué confianza se supone que debe inspirarnos esto? – Continuó – ¡Por el Gran Éxodo, Meira, entra en razón!

Llevaban discutiendo desde que se habían levantado. A Régis no le hacía ninguna gracia tener que ir en el carguero y estar presente durante el robo, aunque a ella tampoco es que la perspectiva ilusionase lo más mínimo. A decir verdad la aterraba, pero no tenía nada que ofrecer para librarse de ese trámite. Pero aquella no era la auténtica razón de que discutiesen. Desde el principio sabían aquello, y desde el principio ambos lo habían aceptado. Lo que él no podía aceptar es que ella le hubiese rechazado una vez más. Régis Tasse llevaba mucho tiempo enamorado de ella, más del que Meira podía recordar. Ella había tratado de dejar clara desde el principio su falta de interés, pero eso era algo que él nunca había terminado de aceptar. Aunque la mayor parte del tiempo se mostraba razonable, en ocasiones, cuando se daba de bruces con la realidad tras haber creído ver un resquicio por el que atacar, podía llegar a desquiciarla.

Sigue leyendo