Carta Estelar – 7 – Tierra (Completo)

Carta Estelar – Índice

7 – Tierra

portada_mini7.1 – Meira

Con una fuerte sacudida la Aditi se sumergió en la atmosfera de la Tierra. Casi al instante su casco inferior se tiñó de un vivo rojo, y durante varios segundos las vibraciones hicieron que sus ocupantes temiesen por su integridad. Pero pese a los daños sufridos la nave aguantó, como lo había hecho en sus incontables visitas al planeta azul.

Sigue leyendo

Carta Estelar – 7 – Tierra – Maya

Carta Estelar – Índice

7.5 – Maya

portada_miniDesde que varios siglos atrás acabase el Éxodo, la Tierra había sido una reserva natural. Un lugar vetado para la humanidad donde la naturaleza había podido curar sus heridas con tranquilidad. La contaminación de la sociedad industrial, la superpoblación y finalmente la guerra, habían devastado muchos de sus territorios, acabado con gran parte de las especies que la habitaban y cambiado el devenir de la evolución para siempre.

Cuando la humanidad se decidió a abandonarla se hizo un pacto. No importaba cuanto tiempo pasase, no importaba cuán lejos se expandiese la especie. No importaba que formasen grandes imperios o que la raza humana acabase convertida en una estirpe de vagabundos del sistema solar. Pasará lo que pasara la Tierra sería patrimonio de toda la humanidad, ajena a fronteras, a intereses y a conflictos. Pasará lo que pasara nunca sería colonizada de nuevo.

Sigue leyendo

Carta Estelar – 7 – Tierra – Sharp

Carta Estelar – Índice

7.4 – Sharp

portada_miniLa Aditi se deslizaba velozmente pocos metros sobre las aguas, ágil y silenciosa, rodeando islas, pasando casi a la altura de las copas de los árboles. Manteniéndose por debajo de la velocidad del sonido, su aerodinámica, aun intacta pese a la gran cantidad de parches del casco, junto sus silenciosos motores, hacía que fácilmente pudiese confundirse con la brisa del océano. Lo único que delataría su presencia sería la visión directa de sus doscientas toneladas de metal repartidas en una semielipse de casi sesenta metros de largo y cuarenta de ancho.

Una vez que hubo acabado la maniobra de entrada, con la nave completamente fuera de peligro y estabilizada, Sharp había vuelto a activar el interfaz de voz de la nave.

–Bienvenida de nuevo, pequeña – saludó cariñosamente – siento haber tenido que desactivarte, pero lo que acabas de pasar te habría dolido.

Sigue leyendo

Carta Estelar – 7 – Tierra – Nereida

Carta Estelar – Índice

7.2 – Nereida

portada_miniEspero a que la nave se estabilizara para soltarse las correas. El descenso no había sido tan turbulento como le habían advertido, pero se encontraba muy débil. Durante la reentrada había esperado tumbada en la cama, emocionada, con la mirada fija en el pequeño ojo de buey de la pared. Hacía muchos años de su última visita a la Tierra, demasiados. Demasiados sin sentir la brisa en el rostro, bañarse en el mar o pisar descalza una pradera húmeda por el rocío de la mañana.

Lentamente se incorporó, cuidándose de apoyar todo el peso posible en los brazos. Pese a los calmantes, le ardía el torso entero. Sabía que aún no debía moverse, pero no podía esperar más. Bajo los pies hasta el suelo, despacio, hasta notar un leve escalofrió cuando se apoyaron en la rejilla metálica. Se quedó sentada en el borde de la cama unos segundos. Tras armarse de valor se impulsó con piernas y brazos y se puso en pie. Las fuerzas estuvieron a punto de fallarle, pero consiguió apoyarse en la pared. Sin separarse de esta trató de caminar hasta el ventanuco. Cada paso era un auténtico suplicio, las piernas le vacilaban y el dolor no cesaba. Apenas tenía que avanzar un par de metros, pero le parecieron una eternidad.

Sigue leyendo

Carta Estelar – 7 – Tierra – Meira

Carta Estelar – Índice

7.1 – Meira

portada_miniCon una fuerte sacudida la Aditi se sumergió en la atmosfera de la Tierra. Casi al instante su casco inferior se tiñó de un vivo rojo, y durante varios segundos las vibraciones hicieron que sus ocupantes temiesen por su integridad. Pero pese a los daños sufridos la nave aguantó, como lo había hecho en sus incontables visitas al planeta azul.

En la cabina, el capitán Duke, sentado junto a Sharp que se esforzaba por mantener la estabilidad de la goleta, realizaba sin parar comprobaciones escribiendo a toda velocidad sobre el panel de mandos mientras daba órdenes a la sala de máquinas a través del intercomunicador. Sentada en la hilera de asientos posterior, con la mirada perdida al otro lado del cristal de protección, Meira trataba de analizar todo lo que había ocurrido. En un día había saltado por los aires todo lo que había tardado años en construir: todos sus sueños y sus planes de futuro no eran más que papel mojado. Todos menos uno. La Tierra en esos momentos parecía un inmenso manto de brillante azul. La luz del sol se veía reflejada con tal intensidad sobre ella que sin la protección de los cristales polarizados habría, con toda seguridad, perdido la vista. El propio sol se situaba frente a ellos en forma de destello blanquecino situado poco por encima del horizonte.

Sigue leyendo

Carta Estelar – La Tierra

Carta Estelar – Índice

 La Tierra

portada_miniEl Gran Éxodo significó el final de la civilización humana en la Tierra. El planeta azul pasó entonces a ser una gran reserva natural, dedicada en exclusiva a la recuperación de sus hábitats. Sin competencia humana. Representa el último gran acuerdo de la humanidad, la deuda que todas las naciones existentes entonces asumieron que tenían que pagar, y que todas las posteriores han respetado con gran escrúpulo.

Sigue leyendo

Relato – El Cometa

cometLas pequeñas líneas de luz que se colaban a través de los huecos de las persianas eran cada vez más intensas. Habían comenzado siendo casi imperceptibles pero ahora marcaban el suelo del despacho como si de un código de barras se tratase.

Recostado en la silla con los pies sobre la mesa agotaba los últimos tragos de su whisky, ya apenas era agua fría. Estiró el brazo para coger la botella que se encontraba sobre la mesa, no quedaba demasiado. Durante unos instantes miro el vaso que tenía en la otra mano antes de dejarlo caer al suelo y comenzar a beber directamente de la botella. Dejo caer también la botella mientras se ponía en pie. El ruido del cristal golpeando al suelo durante unos instantes le molestó, pero pronto cesó.

Sigue leyendo